Connect with us

NACIONALES

Carla Vizotti insistió en que el tema de las vacunas VIP “es una operación mediática”

LIVE FM - Fuente:

Published

on

La flamante ministra de Salud Carla Vizzotti advirtió este lunes que “puede haber un interés político y algún interés mediático en este contexto de tanta sensibilidad”, al referirse a la polémica generada por las vacunas VIP que se otorgaron en esa cartera sanitaria y que derivaron en el apartamiento de su extitular, Ginés González García.

En declaraciones a C5N, la ministra dijo que “la responsabilidad del Estado nacional es dar respuestas a la justicia y estamos absolutamente disponibles”.

En Comodoro Py fueron radicadas el menos 15 denuncias. A estas, se sumó una nueva acusación en los tribunales de La Plata que pide investigar el manejo de las dosis en la provincia de Buenos Aires. Por la tarde, el fiscal Eduardo Taiano ordenó medidas de prueba e imputó al exministro Ginés González García por abuso de autoridad. 

Vizzotti dijo que “el gobierno ha tomado esta medida realmente ejemplificadora” que derivó en la salida de su antecesor en el cargo, Ginés González García, y aseguró que “no solo está trabajando para transparentar lo que pasó, sino también minimizar la posibilidad de que vuelva a suceder”.

Reiteró que “no hay un vacunatorio VIP” y que las anomalías denunciadas son una “situación puntual, incorrecta y reprochable” y reafirmó que el Gobierno procura “conseguir la mayor cantidad de vacunas posibles”.

La funcionara afirmó, además, que mañana se reunirá la Comisión Nacional de Inmunizaciones para “validar una definición específica de lo que es personal estratégico”.

Vizzotti aseguró que “no hay en el ministerio ni en ningún ámbito nacional ningún vacunatorio VIP y es absolutamente falso que haya 3 mil dosis para eso; hubo una situación puntual con diez personas y el presidente Alberto Fernández tomó una medida inmediata y fuerte”.

“Estamos trabajando sin parar para a lograr conseguir la mayor cantidad de vacunas posibles”, agregó.

La funcionaria indicó que el Gobierno instruyó al Hospital Posadas para que difundiera la “lista de los turnos que se entregaron” para la aplicación de la vacuna contra el coronavirus.

Vizzotti sostuvo que “la gran mayoría” de los inmunizados de esa nómina “son personal estratégico”, un criterio que, dijo, “aplica no solo para esta vacuna sino para la antigripal, no solo en Argentina sino en muchos países, es personal relevante para sostener el funcionamiento del Estado”.

Al respecto, afirmó que dispuso la publicación de la lista para “informar a la población sobre esas personas” cuya inmunización “dependían de la autorización del Ministerio de Salud y se vacunaron en ese contexto”.

“Es para transparentar, informar y poder generar todas las acciones a partir de eso”, dijo y resaltó que la cartera a su cargo está a “disposición de la Justicia y de quien considere para brindar información”.

Por otro lado, anticipó que para mañana se convocó a la Comisión Nacional de Inmunizaciones para “validar una definición específica de lo que es personal estratégico y qué personas de las que integran ese personal deberían vacunarse y coordinar un circuito específico”.

La funcionaria destacó que esa entidad “es un ámbito que tiene muchísimo prestigio, son expertos independientes, representan sociedades científicas y áreas técnicas de las regiones del país”, y señaló que también se sumará la Defensoría del Pueblo para “consensuar esta recomendación”.

Según detalló, el objetivo de la reunión de mañana es presentar ante el Consejo Federal de Salud, integrado por todas las carteras sanitarias del país, una “propuesta” para “invitar fuertemente a las provincias, en este rol rector que tiene el Estado, a adherir a esta propuesta y protocolo de monitoreo y trazabilidad de las vacunas”.

Vizzotti resaltó, además, que “en un país federal, la responsabilidad del Estado es la adquisición de las vacunas y la distribución a las provincias, y la implementación es de cada una de las jurisdicciones”.

Sobre el encuentro mantenido hoy en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la funcionaria contó que le pidieron “mostrar la trazabilidad de la vacuna e informar con mucha transparencia para fortalecer la confianza de la población”.

“Desde el Ministerio de Salud vamos a fortalecer la transparencia porque nosotros tenemos la trazabilidad de las vacunas, tenemos el sistema de quién se vacuna y no se vacuna, y tenemos también la posibilidad de fortalecer eso a través de un mecanismo mucho más específico y más concreto y, claramente, difundirlo regularmente porque es un tema de mucha sensibilidad”, sostuvo Vizzotti.

Vizzotti ratificó que “esta semana se va empezar a recibir este millón de dosis” anunciado el fin de semana de la vacuna de China contra el SARS-CoV-2.

De hecho, el Ministerio de Salud oficializó hoy la autorización “con carácter de emergencia” la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la compañía farmacéutica china Sinopharm en colaboración con el laboratorio Beijing Institute of Biological Productos de China, de la cual llegarán al país un millón de dosis en los próximos días.

Un millón de dosis de esa vacuna llegarán en los próximos días desde Beijing, lo que permitirá inmunizar a 500.000 personas con dos aplicaciones.

Vizzotti contó además que “esta mañana” habló con la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien está en Rusia entablando conversaciones acerca del cronograma de entrega de la vacuna Sputnik V.

Finalmente, precisó respecto a la vacuna de AstraZeneca proveniente de México, que el contrato está firmado y que Argentina “está en el cronograma con tiempos más adelantados en la producción del antígeno y en el envío”.

Carla Vizzotti reiteró que no existía un vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud.

NACIONALES

Escándalo: el Gobierno divulgó una lista oficial, pero la crisis política no para de crecer

LIVE FM - Fuente:

Published

on

Desde el presidente Alberto Fernández, pasando por Eduardo Duhalde, parte de su familia, funcionarios, empresarios y periodistas. La lista tiene 70 nombres de personas que lograron vacunarse contra el Covid-19, en su mayoría de forma indebida: sin inscribirse y esperar su turno, como lo hicieron más de 700 mil personas en el país. La divulgó el propio Gobierno, por orden de la flamante ministra de Salud, Carla Vizzotti, con el propósito de suavizar la peor crisis política de la gestión del Frente de Todos, que, de todas maneras, no cede. Más bien tiende a crecer.

El esfuerzo de Vizzotti por demostrar transparencia tras el escándalo que produjo el despido de su antecesor, Ginés González García, parece ser un intento de tapar el Sol con un dedo. Y por varios motivos.

El primero es que ya hay al menos 11 denuncias judiciales, además de pedidos de informes y de suspensión de diputados vacunados, y un allanamiento, que se realizaba anoche, por pedido del fiscal Guillermo Marijuán, al Ministerio de Salud, ubicado en el emblemático edificio que adornan dos murales gigantes de Eva Perón.

Allí es donde se vacunaba a los amigos del poder, con el consentimiento del exministro Ginés González García, echado el viernes. Vizzotti, que entonces era viceministra, dijo que no sabía nada.

El segundo motivo es que la ministra ordenó difundir sólo una lista: la de los vacunados a pedido del Ministerio de Salud de la Nación y la de las personas vacunadas el jueves pasado por enfermeros del hospital nacional Posadas en la sede ministerial, lo que se dio en llamar “vacunatorio VIP”. Pero en el país hay más vacunados que eludieron el trámite y lograron inmunizarse gracias a sus contactos.

Se supo que Alfonso Massa, Fernando Galmarini y Marcela Durrieu, el padre y los suegros del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, respectivamente, se inocularon contra el coronavirus. Tras esa noticia, ventilada en Twitter por la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, la familia Galmarini hizo saber que los vacunados habían sacado turno.

El viernes en que explotó el escándalo, por la renuncia de González García tras la revelación del periodista Horacio Verbitsky de que consiguió vacunarse gracias a su amigo ministro, también se confirmó que se inocularon Hugo Moyano; su esposa, Liliana Zulet, y uno de sus hijos, Jerónimo, de 20 años.

Días antes se había conocido el caso de dos intendentes de ciudades de Santa Cruz y del diputado nacional por esa provincia Juan Benedicto Vázquez, del Frente de Todos.

El escándalo podría aumentar una vez que se conozcan los casos de vacunados VIP en las provincias. Los nombres deben constar en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (Sisa), la base de datos donde se cargan los contagios y las muertes por Covid-19.

El tercer motivo que podría agitar aún más el huracán institucional es que hasta el momento no se conocen todas las fechas de las vacunaciones ni los lugares donde se realizaron cada una, ni si se dio sólo la primera o las dos dosis. Tanto la Sputnik V, desarrollada por Rusia, como la del laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford (Reino Unido) son de dos aplicaciones, y son las únicas que llegaron al país por ahora.

En este contexto, ya se produjeron los primeros estudios de opinión pública relacionados con el escándalo: según la consultora Management & Fit, el 56% de las personas está en desacuerdo con la designación de Vizzotti y el 71% cree que los funcionarios que recibieron la vacuna de manera irregular deberían renunciar.

La crisis no sólo soterró el relanzamiento de la gestión planeado con la creación del Consejo Económico y Social, sino que pone en aprietos al Gobierno, que capea una grave crisis económica y sanitaria a menos de seis meses de sus primeras elecciones de medio término, en que se juega la gobernabilidad frente a una oposición no peronista que, a diferencia de años anteriores, ahora permanece unida.

Los nominados son…

Vizzotti asumió el sábado en una agridulce ceremonia realizada en la quinta presidencial de Olivos y dos días después instruyó al hospital Posadas, ubicado en la provincia de Buenos Aires, y a las áreas involucradas de la cartera sanitaria nacional, para que informen qué personas se vacunaron a requerimiento del Ministerio.

En la lista, que se difundió en la tarde de ayer, figuran, entre otros, el presidente Fernández; su vocero, Juan Pablo Biondi; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; el canciller Felipe Solá; el ministro de Economía, Martín Guzmán; el embajador en Brasil, Daniel Scioli; el embajador en Paraguay, Domingo Peppo; y el procurador del Tesoro, Carlos Zannini, quien en el Sisa aparece como vacunado el 22 de enero como “personal de salud”.

También, Ginés González García y su sobrino y jefe de Gabinete, Lisandro Bonelli, quien habría hecho vacunar a familiares y amigos, y ayer renunció, al igual que Martín Sabignoso, quien estaba a cargo de la Secretaría de Equidad de la cartera de Salud, que también fue vacunado.

Los Duhalde

En la nómina figuran, además, el expresidente Duhalde; su esposa, la exsenadora Hilda “Chiche” González; y las hijas de ambos Juliana y María Eva; el fotógrafo del presidente Fernández, Esteban Collazo, que tiene 34 años, y el director general de Audiencias Presidenciales, Nicolás Ritacco, de 27 años, entre otros funcionarios, empleados del Estado y periodistas, como Gabriel Michi, de C5N.

Trabajadores del Ministerio de Salud se quejaban porque no daban crédito a que estuvieran vacunadas personas que no figuran en los grupos de prioridad de vacunación y los funcionarios jerárquicos antes que quienes están realmente expuestos a los contagios.

Entre los vacunados figura Analía Rearte, directora de Epidemiología e Información Estratégica. “Todo bien con que se vacune, pero nadie de su equipo fue inmunizado y son quienes viajan al interior y a los hospitales a seguir el manejo de la situación”, criticó en off the record con La Voz un trabajador de la cartera sanitaria.

En México, consultado por Clarín sobre el escándalo, del que el mundo ya se hizo eco, el presidente Fernández dijo: “Todo lo que había que hacer ya se hizo”.

Una nómina que no encuentra fin

Carlos Zannini


El procurador del Tesoro y ferviente cristinista fue vacunado y declarado como “personal de salud”.

Eduardo Duhalde


El expresidente, su mujer Hilda Duhalde y varios familiares recibieron la primera dosis de Sputnik-V.

Daniel Scioli


El actual embajador en Brasil, país con fuerte presencia del virus, recibió el antídoto en el hospital Posadas.

Gabriel Michi


El periodista de C5N adujo que pidió vacunarse porque tenía una cobertura en Brasil.

Juan Pablo Biondi


El subsecretario de Comunicación de Presidencia y varios miembros de su área fueron vacunados.

DATA_ART_6154658_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154655_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154654_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154665_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154666_1614046242_1614046530.jpg
Allanamiento. Anoche, la Justicia buscó documentación en el Ministerio de Salud. (Gentileza Clarín)
DATA_ART_6154654_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154655_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154658_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154665_1614046242_1614046530.jpg
DATA_ART_6154666_1614046242_1614046530.jpg

Continue Reading

NACIONALES

Estados Unidos superó las 500.000 muertes por Covid-19

LIVE FM - Fuente:

Published

on

Durante semanas Cindy Pollock comenzó a colocar pequeñas banderas en su jardín, una por cada una de las más de 1.800 personas de Idaho, en Estados Unidos, que fallecieron a causa del Covid-19.

Al principio, el conteo era meramente un número. Hasta que dos desconocidas bañadas en lágrimas tocaron a su puerta buscando un lugar para llorar la muerte del esposo y padre que acababan de perder.

Ahí Pollock supo que su tributo, por sincero que fuera, nunca iba a expresar el dolor de una pandemia que ha cobrado más de 500.000 vidas en Estados Unidos.

“Sólo quería abrazarlas”, dijo. “Porque era lo único que podía hacer”.

Después de un año que ensombreció los hogares en todo Estados Unidos, la pandemia superó este lunes un umbral que parecía inimaginable, un recordatorio de que el virus llega a todas partes del país y a comunidades de todos los tamaños y constituciones.

“Es muy difícil para mí imaginar un estadounidense que no conozca a alguien que ha muerto o tenga un familiar que ha fallecido” por el Covid-19, dijo Ali Mokdad, profesor de sanimetría en la Universidad de Washington en Seattle. “No hemos realmente comprendido a fondo lo malo que es, lo devastador que es, para todos nosotros”.

Los expertos advierten que es probable que se registren unas 90.000 muertes adicionales en los próximos meses, a pesar de la enorme campaña de vacunación. Mientras tanto, el trauma del país sigue acumulándose de una forma sin precedentes en la vida pública reciente, comentó Donna Schuurman, del Dougy Center for Grieving Children & Families en Portland, Oregon.

En otras épocas de grandes pérdidas, como los atentados del 11 de septiembre de 2001, los estadounidenses se unieron para hacerle frente a la crisis y consolar a los sobrevivientes. Pero en esta ocasión, la nación está profundamente dividida. Hay una cantidad abrumadora de familias que lidian con la muerte, enfermedades graves y dificultades financieras. Y muchos tienen que hacerlo por cuenta propia, incapaces incluso de organizar funerales.

“De cierta forma, todos estamos de luto”, dijo Schuurman, quien ofreció terapia a familiares de muertos en ataques terroristas, desastres naturales y masacres escolares.

En las últimas semanas, las muertes a causa del virus disminuyeron, desde las más de 4.000 reportadas en algunos días de enero hasta un promedio de menos de 1.900 diarios.

Sin embargo, medio millón de decesos, la cifra registrada por la Universidad Johns Hopkins, es mayor que la población de Miami o de Kansas City, Missouri. Es casi igual al número de estadounidenses muertos en la Segunda Guerra Mundial, en la Guerra de Corea y en la Guerra de Vietnam juntas. Es como si ocurriera un 11-S diario durante casi seis meses.

“Las personas que perdimos eran extraordinarias”, señaló el presidente Joe Biden estelunes, exhortando a los estadounidenses a recordar las vidas individuales que se ha cobrado el virus, en lugar de sentirse insensibilizados por la enorme cifra.

“Así sin más”, dijo el mandatario, “muchos de ellos tomaron su último aliento solos”.

La cifra, que representa una de cada cinco muertes reportadas en todo el mundo, superó por mucho las primeras proyecciones, las cuales daban por sentado que el gobierno federal y las autoridades estatales implementarían una respuesta amplia y sostenida, y que los estadounidenses harían caso a las advertencias.

En lugar de eso, la presión por reanudar las actividades económicas la primavera pasada y la negativa de muchos a mantener un distanciamiento social y portar mascarillas avivaron la propagación.

Las cifras por sí solas no se acercan a capturar el dolor que se vive en el país.

“Nunca tuve dudas acerca de si lo iba a lograr. Creía tanto en él y en mi fe”, comentó Nancy Espinoza, cuyo esposo, Antonio, fue hospitalizado con Covid-19 el mes pasado.

La pareja del condado Riverside, California, había estado junta desde la escuela secundaria. Siguieron carreras paralelas de enfermería e iniciaron una familia. Entonces, el 25 de enero, Nancy fue convocada a la cama de Antonio justo antes de que su corazón se detuviera. Él tenía 36 años y dejó a un niño de 3.

“Hoy somos nosotros. Y mañana puede ser cualquiera”, dijo Espinoza.

Hacia finales del otoño (primavera en el hemisferio sur) pasado, 54% de los estadounidenses dijeron que conocían a alguien que había fallecido a causa del COVID-19 o que había sido hospitalizado por la enfermedad, de acuerdo con una encuesta del Centro de Investigaciones Pew. El dolor era más generalizado entre los afroestadounidenses, hispanos y otras minorías étnicas del país.

Las muertes casi se duplicaron desde entonces, luego de que el virus se extendió más allá de las áreas metropolitanas del noreste y noroeste del país la primavera pasada, y azotó las ciudades de la franja sur de la nación en el verano.

En algunos sitios, la gente tardó en captar lo grave de la amenaza.

Cuando un querido profesor de una universidad comunitaria en Petoskey, Michigan, falleció la primavera pasada, los residentes lo lamentaron, pero muchos seguían dudando de que el virus fuera muy peligroso, dijo el alcalde John Murphy. Eso cambió en el verano después de que una familia local ofreció una fiesta en un granero. De los 50 que asistieron, 33 se contagiarion. Tres de ellos murieron, señaló.

“Creo que, viéndolo en retrospectiva, la gente sentía: `Esto no me va a agarrar”’, dijo Murphy. “Pero con el tiempo, la actitud cambió de:`No a mí. No en nuestra área. No soy lo suficientemente grande’, hasta convertirse en algo serio”.

Para Anthony Hernandez, cuya funeraria Emmerson-Bartlett Memorial Chapel en Redlands, California, se vio abrumada por las inhumaciones de víctimas de Covid-19, las conversaciones más difíciles son las que no tienen respuesta, en sus intentos por consolar a madres, padres e hijos que perdieron a seres queridos.

Su funeraria, que generalmente maneja de 25 a 30 servicios en un mes, tuvo 80 en enero. Hernandez tuvo que explicarle a algunas familias que tendrían que esperar semanas para poder enterrar a sus seres queridos.

“En un momento dado, cada camilla, cada cómoda, cada mesa de embalsamamiento tenía a alguien encima”, señaló.

En Boise, Idaho, Pollock inició el monumento conmemorativo en su jardín en el otoño pasado para contrarrestar lo que ella percibía como una negación generalizada de la amenaza del virus. Cuando los fallecimientos aumentaron en diciembre, colocó de 25 a 30 banderitas nuevas a la vez. Pero su frustración se ha aminorado un poco al ver a los que reducen su velocidad o se detienen para ofrecer sus condolencias o para lamentar su pérdida.

“Creo que eso es parte de lo que yo quería, hacer que la gente hablara”, señaló. “No sólo algo como: `Mira cuántas banderas hay en el jardín hoy en comparación con el mes pasado’, sino tratar de ayudar a la gente que ha perdido a seres queridos a que hable con otras personas”, cerró.

Cindy Pollock plantó pequeñas banderas en su jardín, una por cada uno de los más de 1.800 habitantes de Idaho muertos por Covid-19. (AP)
Estados Unidos superó la cifra de 500.000 muertes por coronavirus. (AP)
Estados Unidos superó la cifra de 500.000 muertes por coronavirus. (AP)
Cindy Pollock plantó pequeñas banderas en su jardín, una por cada uno de los más de 1.800 habitantes de Idaho muertos por Covid-19. (AP)
Estados Unidos superó la cifra de 500.000 muertes por coronavirus. (AP)
Estados Unidos superó la cifra de 500.000 muertes por coronavirus. (AP)

Continue Reading
CAPILLA DEL MONTE CLIMA



Enviar mensaje
Contactanos!
Hola! Gracias por visitar nuestra web! Desde acá podes comunicarte directamente con nosotros
%d bloggers like this: