Connect with us

ESPECTACULOS

Entrevista a Oscar González Oro: Quise parar de hablar de muertes, muertes y muertes

LIVE FM - Fuente:

Published

on

Oscar González Oro buscó una alternativa de vida en función de lo mal que la pasó en el pandémico 2020. 

Y como su vida, en un alto porcentaje, está atravesada por su amor a la radio, de la siesta caliente pasó al horario vespertino. Siempre en el aire de Rivadavia, la emisora metropolitana que hoy lo tiene como una de sus máximas figuras y que se retransmite en varios puntos de la provincia de Córdoba.  

No obstante ese reacomodamiento, que fue acompañado por la decisión de transmitir el programa La vida misma (va de 19 a 21) desde Punta del Este, hace unos días el conductor posteó un mensaje en Instagram que preocupó a todos. “La soledad me agobia, me apabulla. Me asusta. Pero tengo que seguir pensando en mi salud”, tipeó “El Negro”, quien al atender el llamado de VOS bajó el nivel de dramatismo. 

“Mi día es como el de cualquier otra persona. Tengo momentos de estar contento, otros de estar triste. Publiqué eso porque se está por cumplir un año de la muerte de Sofía Neiman (que era mi hermana, mujer, lo era todo) y los hijos me pidieron que les grabara un video. Lo hice, me conmoví. Y quedé en ese estado. Es un fotograma de una película que dura 24 horas. El resto del día no la pasé mal ni me intenté suicidar. Son momentos”, explicó. 

“Los medios tienden a exagerar. Si me suicido, ya tienen el panegírico hecho”, descargó luego. 


Más allá de cómo se haya leído este posteo, en él estaba implícita la idea de que usted es realmente feliz durante las dos horas que hace el programa. 

–Es realmente así. No se me apagó la llama ni nada por el estilo. Sigo amando la radio, sigo amando entrevistar. Al programa del año pasado (Tarde pero temprano, que iba de 14 a 17) lo cambié a otro formato, porque el año pasado se convirtió casi en un ministerio… Y este año decidí apartarme un poco de eso. Por eso, también cambié de horario… El nuevo, de 19 a 21, me permite acompañar el regreso a casa, pasar música, hacer una entrevista tranquila de una hora. Hoy tengo a Tania Libertad, ayer tuve a un psiquiatra famoso, Enrique Larrosa. Me gusta hacer la entrevista, leer mensajes de la gente, poner música, leer un cuento. Quiero tranquilizar y tranquilizarme, parar de hablar de muertes, muertes, muertes…


Dice que el programa era un ministerio. ¿Por qué?

–Intenté acompañar a la gente durante la pandemia. Con mis compañeros, logramos mucha ayuda, solucionamos problemas con el Pami, conseguimos insulina, remedios oncológicos… Lo que no hacía el Estado, lo hacíamos nosotros. Pero yo no soy ministro, ni presidente, ni nada por el estilo. Soy un comunicador e hice lo que pude. Y aun así me quedaba siempre un sabor amargo porque, por ejemplo, una señora se me ponía a llorar al aire porque no tenía para comer o porque el municipio no había llegado con una bolsa de mercadería. Era una energía muy fuerte que recibía en tres horas. Quedé cansado, agotado.


¿Y desencantado de la política?

–Absolutamente. Pero no de esta, de toda la política en general. El mundo está viendo si la política es efectiva para la gente. Hasta ahora se ha demostrado que no. Le dije al presidente en una entrevista que le hice: “Tenga en cuenta usted, y deberían tenerlo en cuenta Macri y la anterior presidenta, que la democracia está en deuda con la gente”. Y el presidente corroboró esa idea en un discurso. Y está bien que lo diga porque es así. Nunca cumplió. Alfonsín nos dijo que con la democracia se come y se educa; y ahora, con ella ni se come ni se educa.  

Oscar Rodríguez Oro asegura que su amor por la radio está intacto. (Gentileza Radio Rivadavia)


¿Su mudanza a Uruguay es definitiva? 

–Llevo medio año acá. Y a decir verdad, si no cambian las cosas, no voy a volver. Porque soy de riesgo, estoy operado del corazón, tengo tres bypass. Acá no tengo mucho riesgo, estoy mucho en casa, transmito desde acá. Mientras no cambie la situación, no voy a volver. Me agarran ganas y digo “vuelvo por unos días”, y mis hijos me putean, mis amigos me putean… Porque no quieren que vaya, en verdad. 


Pensé que su mudanza era consecuencia de una militancia para emigrar de Argentina. 

–No, es por mi salud. No quiero morir contagiado por este virus. 


¿Cuál es la dinámica de transmisión desde allá?

–Me conectan por internet y salimos. Tengo una locutora en vivo, Soledad González, que es divina, y un productor. Él se comunica conmigo desde el WhatsApp, me da las órdenes, las pautas, y me conecta, supongamos, con Tania Libertad. Yo digo: “Hola, Tania”, y todo sale como si (yo) estuviera allá (por Buenos Aires). Podría pedir a mi productor general presencial; de hecho, le dije: “Si querés, venite 15 días, te alojás acá, tengo lugar…”. Pero él tiene familia. Ahora no se deja Buenos Aires como en la vieja normalidad. 


¿A usted le importa resultar federal, ser un comunicador seguido en las provincias, o asume una condición porteño centralista?

–Todos los días digo que transmitimos para todas las provincias en las que hay repetidoras. Ayer hice una nota con un matrimonio de docentes de Trelew a los que no les habían pagado el medio aguinaldo de julio ni el otro de diciembre, y les deben dos meses de sueldo. En lugar de deprimirse, se pusieron una chocolatería y les está yendo bien. Yo soy mendocino, no porteño. Cuando me dijeron que había una repetidora en mi provincia, me alegré mucho. Le hablo al país.


Acá en Córdoba revolucionaron la radio unos sanjuaninos: Rony Vargas y Mario Pereyra. ¿Los conoció?

–A Vargas lo conocí… Igual, no es lo mismo ser mendocino que sanjuanino. Es una vieja discusión que tengo con (el ahora diputado, José Luis) Gioja. Siempre le decía que San Juan es el patio de atrás de Mendoza… (risas) Me llevo bien con los comunicadores del interior. Si me piden una nota, obviamente se las doy y salgo al aire con ellos, me divierte. Yo soy del interior y pienso mucho en él. Ahora estoy con Formosa y el despelote que tiene. Pienso en Salta, en la campaña que Santi Maratea hace por Instagram para llevarle dos camionetas a la comunidad wichí… Y volviendo a los sanjuaninos, rescato que Pereyra fue el tipo que más hizo enojar al presidente de la República. 


¿Se considera un opositor a este Gobierno? ¿Tiene melancolía por Macri?

–No siento melancolía por ningún político. Sigo siendo amigo de Alberto Fernández, antes de que él pensara en ser presidente. No voy a romper mi amistad, pero no coincido en nada con lo que está haciendo. No coincido en que Cristina tenga el poder que tiene. No voté eso, para nada. 


Al momento de relanzarse, Rivadavia fue cuestionada por la foto en la que usted posa con Majul, Viale, Etchecopar, Feinmann y Hanglin… Más allá de su perfil y el de sus compañeros, la imagen no se correspondió con el cupo femenino.

–Hay equipos en la radio, y cada uno de ellos tiene muchas mujeres. El de Luis Majul tiene; el de Jony Viale también. No hay conductoras, pero las hay muchas en otras funciones. Y ahora llega Débora Plager. No es tan fácil armar una programación como la que armó Rivadavia, eh. Todo lo que hagas te lo van a criticar. Estamos enojados con la famosa puta grieta. Todo lo que hagas te lo van a observar, te lo van a putear. 


¿
La decisión por un programa vespertino también tuvo que ver con la descompensación que sufrió el año pasado? 

Claro que sí, tuvo que ver con la energía, porque me enojaba al aire. Me tomo en serio el rol que asumo. Y en ese momento quise solucionar los problemas de todos. Presionaba al Anses, al Pami, puteaba al aire. Y claro, todo eso terminó haciéndome mal. 

Rivadavia, en Córdoba

Radio Rivadavia puede escucharse en Córdoba capital (87.9 FM), en Río Cuarto (106.9 FM y 1010 AM), en Alta Gracia (95.7 FM), y en Villa María (102.1 FM).

gonz11_1613660018.jpg
gold1_1613666130.jpeg
149382728_248487926782219_2319356557653556936_n_1613660667.jpg
951993fceae16d60cd2e2afeed32f0da_L_1613660206.jpg
González Oro transmite desde Punta del Este. (Instagram @oscar_gonzalezoro)

ESPECTACULOS

Luis Novaresio explicó por qué suspendió su casamiento con Braulio Bauab: “Queremos un fiestón”

LIVE FM - Fuente:

Published

on

El periodista Luis Novaresio explicó en una entrevista con Paparazzi
la decisión de suspender hasta nuevo aviso sus planes de casamiento junto a su actual pareja, Braulio Bauab (o “señor B”, según el apodo utilizado por el conductor a la hora de referirse a su novio en las redes).

“Nos súper queremos casar, pero con esta historia del virus se complicó. Braulio es de origen judío y para él un casamiento sin fiesta no es un casamiento. Queremos un fiestón, ya somos dos cincuentones que deseamos disfrutar. Así que va a ser con todo”, argumentó Novaresio.

“Si no sabemos qué fecha se puede poner, por ahora no habrá anillo de casamiento. Pero va a haber y va a ser con todo”, precisó.

Meses atrás, en su perfil de Instagram, el periodista había escrito: “Como creo que el deseo es el mejor arquitecto de la vida, les aseguramos que habrá fiesta, se romperá la copa y se bailará mucho, acompañados por los que sientan queabrirse a la diversidad y acompañar el amor en cualquiera de sus formas, vale la pena”.

Novaresio y su pareja esperarán a que la pandemia pase para concretar un “fiestón” (Instagram).
Novaresio y su pareja mantienen sus ganas de casarse pero prefieren esperar a que pase la pandemia (Instagram).

Continue Reading

ESPECTACULOS

Ulises Bueno, feliz: Uno está bien y ya tiene otra predisposición para la vida en general

LIVE FM - Fuente:

Published

on

Ulises Bueno vive uno de los mayores momentos de plenitud en sus ya más de 20 años de trayectoria. Aunque volvió a cantar en vivo luego de un largo período sin shows ni bailes, el cuartetero parece haber aprovechado la pandemia –y su quietud– para repensar algunas dinámicas propias de su trabajo y para volver a disfrutar de algunas cosas que, frente a la vorágine de temporadas anteriores, solían quedar en segundo plano.

“Este parate nos hizo ver muchas realidades que nosotros no teníamos en cuenta”, admite el músico al ser consultado por el impacto de los meses de aislamiento en su carrera y en su vida.

Sobre el abrupto cambio en su rutina, ilustra: “No nos olvidemos que yo en 2019 trabajaba de martes a domingo, porque en 2018 era de lunes a lunes, y pedí descansar al menos un día. Y 2020 nos agarró descansando todos los días (risas)”.

“Fue bastante triste por un lado, pero nos replanteamos un montón de cosas que la vida no nos dejó ver”, acota sobre los largos meses sin actividad que pasó junto con su banda.

“Yo estoy en carrera hace 20 años y me perdí muchas cosas. Cuando frenás, tenés tanto tiempo para pensar que te das cuenta de muchas cosas a las que no les prestaste atención, no disfrutaste, no compartiste o no viviste”, añade, confirmando también que este tiempo le permitió barajar y dar de nuevo no sólo en lo profesional.

Y asegura: “También me di cuenta de que mucha gente que tenía cerca en estos momentos por ahí desaparece. Hay que valorar a los que tenemos y tratar de entender que hay que elegir buenas amistades y buena gente al lado para que esto prospere”.

–¿Pudiste reflexionar y hacer un balance de tu vida y tu carrera?

–Seguro. Había muchas cosas que ya no quería volver a hacer, como el hecho de trabajar tantos días a la semana. Si queremos hacerlo, se puede, pero tampoco es algo que sea saludable para uno. El hecho de poder estar disfrutando de los fines de semana trabajando, y durante la semana hacer música y compartir con la familia, tiene mucho para el artista, para que uno pueda fortalecerse y no estar enceguecido yendo de un lado al otro sin poder visualizar qué es lo que uno quiere hacer. Vas como si fuese mecánico todo, no tenés poder de decisión, te va llevando el sistema.

–¿Cómo vivís estos shows con distancia y sin posibilidad de que la gente baile?

–Después de estar tanto tiempo parado, tener la posibilidad de volver a los escenarios y reencontrarnos con nuestro público es muy emotivo. Para nosotros es muchísimo, estamos muy contentos. El show hay que adaptarlo porque la gente tiene otra perspectiva. Antes iba a bailar y hoy va a observar. Hubo que modificar y reversionar algunos temas para darles un clima mucho más profundo. Es raro y es distinto, pero no quiere decir que haya algo que incomode, al contrario. Simplemente es adaptarse a esta nueva situación para todos los artistas. Se disfruta, uno empieza a entender el nuevo formato.

–¿Y el hecho de tocar más temprano de lo que solías hacerlo?

–Eso sí, es distinto pero es muy cómodo porque uno también puede tener una vida al otro día, seguir con lo cotidiano, la familia, los almuerzos, las obligaciones y las responsabilidades que tenemos, como todo ser humano. Al no terminar a las 5 o 6 de la mañana, te da margen para poder descansar de noche y estar bien activo al otro día.

–En definitiva, y con el diario del lunes, ¿la pandemia te vino bien?

–En algún punto, sí. Creo que a todos nos han tocado sus altos y bajos. Por momentos, medio depresivo; por momentos, contento, alegre, y disfrutando de la soledad, que no es mala compañera si uno no está mal. Hoy estoy muy bien y con mucha ilusión de seguir trabajando.

Encuentros

En la previa de su despedida del teatro Luxor (donde actuará por partida doble esta noche), Ulises también vive la expectativa de su reunión en ese mismo escenario con Soledad Pastorutti y Fátima Flórez. Con ellas, compartirá un espectáculo ideado por el productor Miguel Pardo para ponerle el moño a una temporada estival que deja un sabor dulce después de tantos meses de sequía artística.

“Son dos grossas, en la temporada también les ha ido muy bien. Con Sole ya nos hemos juntado varias veces, hemos cantado juntos en el teatro, ella ha cantado conmigo en el Luna. Nos pareció genial la idea. Está bueno abrir ese abanico de posibilidades”, considera el cantante.

“Va a ser algo cómico. No quiero meter la pata adelantando mucho, pero los tres vamos a estar en escena durante todo el show”, precisa Bueno. “Fátima va a ir cambiando de personajes para que nosotros tengamos esa dinámica con ella. Con Sole, vamos a cantar nuestras mejores canciones y hacer algunos duetos para que también la gente nos vea juntos y vea que los géneros se unifican para transmitir el mismo mensaje”, asegura.

Y sentencia: “Me gusta compartir con gente que uno admira desde chico. Son figuras nacionales. Tener la oportunidad de estar al lado de ellas arriba de un escenario creo que también me pone en un lugar importante a mí también”.

No obstante, por estas horas esos shows no son el único motivo que lo une a la familia Pardo. Rocío, bailarina e hija del empresario teatral, es la flamante pareja del cuartetero, que hace algunas semanas confirmó que estaba empezando a conocer a alguien y días atrás certificó los rumores al compartir fotos junto a la también directora de
Madame
.

“La verdad es que estoy muy feliz, conociéndola. Disfruto mucho de compartir el tiempo con ella. Me hace muy bien y esto tiene que ver con lo humano. Uno está bien y ya tiene otra predisposición para la vida en general, tanto sea en lo laboral como en lo personal, así que feliz de la vida, muy contento de que nos estemos conociendo y que sea algo tan lindo”.

–¿Cómo sigue el año para vos?

–Estamos ahí, como todos. Esperando que se vaya liberando un poco todo para poder volver a recorrer el país como lo hacíamos años atrás. Por ahí no solamente son fanáticos de Ulises, sino del género, y uno también lleva energía y transmite alegría a la gente, que también está cansada, dolida, golpeada. Hay mucha gente que ha quedado sin trabajo o que ha perdido seres queridos con esta enfermedad. Estamos en una situación crítica y nos descuidamos, y lo que está bueno es hacer hincapié en eso. Por eso, el mensaje es ese: cuidarnos para volver a vernos las caras lo más rápido posible.

Dale vieja, dale

A fines de enero, y en ocasión de su participación en Los Mammones –el programa del humorista Jay Mammón, en América TV–, Ulises Bueno sorprendió revelando: “¿Sabés que ese es el tema que nunca quise hacer en mi vida?”.

Al ser consultado por VOS al respecto, aclara: “Todo comenzó cuando me mostraron la canción. Yo dije: ‘No, esta canción es muy arriba, para Los Caligaris, para otra onda medio ska. No es mi fuerte, que está en las canciones profundas, como Gabriela o Amada mía, canciones que tienen una historia y un contenido fuerte”.

Según Ulises, su equipo lo convenció de grabarlo para probar “qué onda” y el suceso nacional e internacional del tema confirmó esa intuición. “Lo amo al tema, no es que no lo quiero cantar. Vos calculá que Romeo Santos y Toño Rosario lo hicieron en el Madison Square Garden en una versión media merengue y sonó en Nueva York”, cuenta orgulloso.

“Terminás amando tu éxito porque realmente se expandió a nivel mundial. Y es algo que no cualquier artista, que está en un país olvidado y en un género que costó muchísimo que trascendiera a nivel nacional, pueda tener. Hoy es un himno mundial de nuestro género”, define.

Para ir

Ulises Bueno se presenta este sábado en el Teatro Luxor. Funciones a las 23 y a la 1 del domingo (trasnoche). Entradas desde $ 1.350 a través de sistema Autoentrada. El viernes 26, en tanto, el músico compartirá “El show del verano” junto a Soledad y Fátima Flórez. Funciones a las 22 y a las 23.45, con entradas disponibles desde $ 1.050 también a través de la misma ticketera Autoentrada

Ambos espectáculos tienen un 25% de descuento con Club La Voz abonando en efectivo, en todas las funciones. Hasta 4 entradas por credencial, por obra, por temporada (cupo limitado, sujeto a disponibilidad). No se superpone con otras promociones. El beneficio aplica comprando los tickets en las boleterías del teatro.

Ulises_vivo_1613773298.jpg

Continue Reading
CAPILLA DEL MONTE CLIMA



Enviar mensaje
Contactanos!
Hola! Gracias por visitar nuestra web! Desde acá podes comunicarte directamente con nosotros
%d bloggers like this: