Conectate con nosotros!

INTERNACIONALES

Una sanción que se hizo global

LIVE FM

Publicado

el

Si la globalización –con su altísimo poder de intercambio en casi todos los ámbitos– hizo posible la masiva propagación del coronavirus, también tuvo el mérito de amplificar las medidas para intentar frenarlo.

Hoy, se observan cuarentenas en miles de ciudades, de Santiago de Chile a la australiana Melbourne, pasando por la devastada Beirut.

El distanciamiento social y el uso de tapabocas se volvieron una norma común en casi todos lados.

Pero el grado de severidad en la aplicación de las medidas no es igual en todas las ciudades, ni siquiera dentro de un mismo país.

En Córdoba, rige una multa de 5.000 pesos para quien no lleve barbijo en la calle u otros espacios públicos como centros comerciales, farmacias, bancos o el transporte público. Sin embargo, las sanciones por no cubrirse la boca no son patrimonio exclusivo local. Sobran los ejemplos en el resto del mundo.

En Alemania, donde el barbijo es obligatorio desde el 27 de abril en comercios, transporte público y trenes de larga distancia en 15 de sus 16 estados, la multa por no utilizarlo cuesta entre 150 y 500 euros. El país de Goethe, que días atrás registró 1.045 casos –el mayor incremento diario en tres meses– es junto a España, Francia, Reino Unido, Bélgica, Polonia y República Checa, uno de los países de Europa con rebrotes.

La gestión alemana del Covid-19 hasta ahora es vista como relativamente exitosa. En total se registraron 9.175 muertes sobre más de 213.000 casos confirmados, una tasa de letalidad menor que países con poblaciones similares.

En España, donde se reportan hasta 4.000 contagios diarios y el total de infectados llegó a 305.767 (28.499 víctimas fatales), también se impusieron sanciones por no llevar cubreboca en espacios públicos, siempre y cuando no se pueda cumplir el distanciamiento de 1,5 metros. En Barcelona la norma rige desde el 9 de julio. Allí la multa llega a los 100 euros.

En la península ibérica, el intenso calor conspira contra el uso del barbijo. Por ello, en Madrid, el gobierno regional viralizó un polémico spot cuyo eslogan es “Protégete, protégenos”, acompañado del mensaje “hay cosas que dan más calor que una mascarilla”. El video muestra una serie de situaciones cotidianas que terminan con la imagen de un horno crematorio a 980 grados.

La glamorosa Saint Tropez, en la Costa Azul, exige desde el sábado el uso de barbijo. Quienes se cubran boca y nariz deberán pagar 135 euros. Están exceptuados los menores de 11 años. Francia es otro de los países de Europa que teme un fuerte rebrote.

Donald Trump, presidente de la nación más golpeada por el coronavirus (5 millones de infectados y casi 160 mil muertos) suele relativizar el daño del virus. Militante anticuarentena, el magnate que en pocas oportunidades se mostró con tapaboca, fue advertido varias veces por su postura. Días atrás, por primera vez Facebook eliminó una publicación que contenía un video en el que Trump afirmaba que los niños eran “prácticamente inmunes” al Covid-19. Según la empresa de Mark Zukerberg lo justificó argumentando que se trataba de información falsa.

En Estados Unidos, cada estado apeló a una estrategia propia. En Miami las autoridades establecieron multas que van entre los 50 y los 500 dólares por no usar barbijo en espacios públicos.

La región

En casi todos los países de Latinoamérica, donde el coronavirus está haciendo estragos, existe la obligatoriedad de cubrirse la boca, aunque no en todos lados se sanciona. En Bolivia, la multa asciende a 586 bolívares (85 dólares). En caso de no poder pagar la sanción, el infractor deberá realizar trabajos comunitarios de ocho horas al día. El país registra más de 85 mil contagios y 3.385 muertos.

En Perú, séptimo en el mundo en cantidad de contagios (448 mil y 20.228 muertos), la lista de infracciones es variada. Por ejemplo, no respetar el mínimo de distancia obligatoria en establecimientos comerciales o aglomeraciones, se multa de 86 soles (24 dólares). En tanto, no usar barbijo, una de 344 soles (97 dólares).

En Paraguay, el debate por las multas a quienes no usen mascarilla llegó hasta la Cámara de Diputados, donde la Comisión de Cuentas y Control rechazó el proyecto argumentando que podría facilitar la corrupción. “Nos preocupa el tema de la corrupción que pueda generar, hay que ver dónde se va a cobrar la multa y cuál será el mecanismo de cobro”, justificó la diputada Kattya González.

El Gobierno de Chile fue y volvió a una cuarentena estricta a una más flexible, de acuerdo a cómo aumentaban o disminuían los contagios. El Ministerio de Salud fue el encargado de informar las sanciones para quienes no sigan las medidas de prevención: no usar barbijo en el transporte público, por ejemplo, podría significar una multa de 150 mil pesos (unos 200 dólares); violar la cuarentena en aquellas comunas que establecieron una implica pagar 2.500 dólares. Por último, un infectado con Covid-19 que no cumpla con las restricciones deberá desembolsar 12 mil del billete verde.

En México, las autoridades de cada estado impusieron sus propias sanciones. En Toluca, por ejemplo, se cobra 2.000 pesos (90 dólares) a quienes salgan sin barbijo, mientras que en Cancún, en la península de Yucatán, la misma infracción se pena con un pago de 150 dólares. El país centroamericano es uno de los más castigados de la región con 456 mil infectados y casi 50 mil muertos.

Brasil, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, contrajo el virus pero relativiza su potencia y es un militante anticuarentena, cada estado impuso sus propias restricciones. En Brasilia, el ministro de Educación de la Nación, Abraham Weintraub, fue multado con 370 dólares por no cubrirse la boca durante una manifestación callejera en apoyo al gobierno nacional. Pocos días después, Weintraub fue cesado de su cargo.

En San Pablo, la multa a una persona por no usar barbijo es de 500 reales (unos 90 dólares), mientras que si quien incumple esta norma es el empleado de un comercio, el dueño de éste deberá abonar unos 900 dólares. “Queremos que el 100 por ciento de los paulistas use máscara”, expresó el gobernador del estado Joao Doria.

Con 2,86 millones de contagios y 97.418 víctimas mortales, Brasil es el país más afectado de la región.

Advertencia. En Delray Beach, Florida, Estados Unidos, un agente de policía informa a una jugadora de vóley playero que mantenga la distancia requerida. (AP)
España. Tapabocas en Pamplona, en el norte del país. (AP)

INTERNACIONALES

Debate Biden-Trump: un primer duelo de alta intensidad

LIVE FM

Publicado

el

por

Como ya es una tradición en los Estados Unidos desde el famoso debate televisado entre John F. Kennedy y Richard Nixon a principios de los años 1960, anoche se desarrolló el primer duelo verbal entre Donald Trump y Joe Biden, el candidato republicano y el demócrata para las elecciones presidenciales que se realizarán el próximo 3 de noviembre.

Sin embargo, el contexto de pandemia, que tiene a Estados Unidos como el país con más contagios y más decesos, le confirió al debate una atmósfera única. Había escasos espectadores en la sala y estrictas recomendaciones de que usaran barbijos y mantuvieran la distancia social, algo que no todos los presentes respetaron.

Tensión constante

Desde el primer momento, el cruce entre ambos candidatos fue tenso, con interrupciones frecuentes entre uno y otro. En varias ocasiones, Trump intentó atacar personalmente a Biden y empujar la discusión a una riña de bajo calibre. Por ejemplo: lo tildó de “socialista”, a lo que el demócrata respondió que Trump era un “mentiroso”.

El actual presidente también ensayó varios golpes bajos, sobre todo en alusión al hijo de Biden, Hunter, acusándolo de haber recibido dinero ilegal de parte de Ucrania, algo que el demócrata desmintió una y otra vez.

La estrategia de Trump fue tirar golpes a su adversario todo el tiempo, mientras que Biden optó en varios tramos por dirigirse de frente a la cámara, como si les estuviera hablando a los televidentes.

De modo que el moderador Chris Wallace tuvo un arduo trabajo para mantener las aguas del debate en su cauce y más de una vez tuvo que llamar la atención de los contendientes.

El primer tema de controversia fue la nominación de Amy Coney Barrett a la Corte Suprema en reemplazo de la recién fallecida Ruth Bader Ginsburg. Trump argumentó que la mayoría en el Senado y su lugar en la Casa Blanca lo autorizaban a hacerlo.

En cambio, Biden afirmó que “el pueblo estadounidense tiene el derecho a decidir cuando voten por senadores y por el presidente” en las próxima elecciones. Y luego criticó a Coney Barrett por sus posiciones contrarias a la legislación sanitaria de la administración de Barack Obama.

Pandemia y economía

En el segmento siguiente, la cuestión fue la pandemia. Biden criticó con dureza la gestión de Trump en la crisis sanitaria. “Tenemos el cuatro por ciento de la población del mundo y el 20 por ciento de las muertes por Covid-19. Eso es porque el presidente no tuvo ningún plan para luchar contra la enfermedad”, afirmó.

Trump se defendió diciendo que “la mayoría de los gobernadores ha reconocido” que hizo “un trabajo fenomenal”, y dijo que Biden tuvo un pésimo manejo de la gripe porcina durante su primer período como vicepresidente. Y luego lo acusó de pretender frenar la actividad económica. “Este señor quiere cerrar todo el país es una nueva cuarentena, quiere destruir el país”, señaló.

Antes Biden había subrayado que la gestión de Trump no contribuyó a la recuperación, y afirmó que será “el primer mandatario en dejar la presidencia con menos trabajos que cuando llegó a ella”.

En ninguno de los demás temas tratados, como el racismo, la seguridad o el cambio climático, los candidatos tuvieron un mínimo de acuerdo sobre sus políticas

El escenario del debate fue la universidad Case Western Reserve, en la ciudad de Cleveland, estado de Ohio. Empezó a las 22, hora argentina, y se extendió durante una hora y media, con seis segmentos de 15 minutos cada uno.

Ya antes del duelo ante las cámaras, el clima se había calentado con el pedido de Trump de que Biden se sometiera a una análisis para ver si usaba estimulantes, en referencia a que el candidato demócrata no se caracteriza por su velocidad verbal.

A la vez, la difusión de que Trump apenas había pagado 750 dólares de impuestos en 2016, el año en que fue consagrado presidente, implicó un duro golpe para la figura pública del magnate, quien se publicita como un ganador en los negocios.

El informe publicado por el diario The New York Times indica que Trump pagó también 750 dólares en impuestos en 2017, mientras que estuvo sin hacerlo durante al menos una década desde 2000. El mandatario evitó pagar más impuestos porque declaró más pérdidas que ingresos, algo que no le impidió disfrutar de un “costoso estilo de vida al deducir impuestos sobre lo que algunos considerarían gastos personales”, según el periódico.

Lo cierto es que Biden aprovechó la ocasión, ayer, antes del debate, e hizo públicas sus declaraciones de ingresos. En ellas se ve que Biden y su mujer, Jill, habrían percibido unos ingresos brutos de 944.737 dólares, mientras que pagaron 299.346 dólares en impuestos sobre la renta en 2019 con un tipo impositivo del 31 por ciento, según consignó la cadena NBC.

Frente a frente. El escenario de la primera contienda entre los candidatos Donald Trump y Joe Biden fue la universidad Case Western Reserve, en Cleveland, Ohio. (AP)

Seguir leyendo

INTERNACIONALES

El debate presidencial entre Donald Trump y Joe Biden en época de coronavirus

LIVE FM

Publicado

el

por

Los debates presidenciales por lo general son algunas de las noches más emocionantes de la temporada electoral, y atraen a una multitud que incluye a miles de miembros del personal, medios de comunicación e invitados.

Pero este año, tal como ha sucedido con casi todo lo demás, las cosas son muy, muy distintas, con una larga lista de precauciones.

En lugar del auditorio habitual, el debate es auspiciado por la Clínica Cleveland y la Universidad Case Western Reserve en el atrio de 2.500 metros cuadrados (27.000 pies cuadrados) del Pabellón Sheila and Eric Samson, en el campus de Educación de Salud de la clínica. Notre Dame, anfitrión original del debate, retiró su propuesta debido a la pandemia.

El atrio, con su tragaluz en el techo, se adaptó para una sala de debate con un escenario y una alfombra roja. Aunque los asientos están colocados uno al lado de otro, habrá espacio entre filas y se colocaron letreros en algunas sillas con la leyenda: “Gracias por no sentarse aquí en cumplimiento del distanciamiento social”.

Eso deja espacio para unas 100 personas, todas las cuales se sometieron a pruebas de diagnóstico y deberán usar mascarillas.

Se colocaron programas y toallas antibacteriales en cada uno de los asientos.

Sin embargo, el presidente Donald Trump y el demócrata Joe Biden no tendrán que usar mascarilla.

Los equipos de campaña de cada candidato recibieron 20 boletos cada uno para repartir entre sus invitados, indicó el jefe de despacho de la Casa Blanca, Mark Meadows. Entre los invitados de Trump se encuentran su esposa, Melania, y sus cuatro hijos adultos.

El formato del debate consiste en seis segmentos de 15 minutos, programados para centrarse en los siguientes temas, seleccionados por el moderador: “Los registros de Trump y Biden”, “La Corte Suprema”, “Coronavirus”, “La economía”, “Raza y violencia en nuestras ciudades” y “La integridad de la elección”.

Arranca a las 22, hora de Argentina y se puede seguir en vivo en este canal de YouTube

El debate presidencial entre ambos candidados en Estados Unidos concentra todas las miradas.

Seguir leyendo
CAPILLA DEL MONTE CLIMA



Enviar mensaje
Contactanos!
Hola! Gracias por visitar nuestra web! Desde acá podes comunicarte directamente con nosotros
A %d blogueros les gusta esto: